Cincuenta insólitos momentos que tienen (o tendrán) todos los verdaderos y apasionados ciclistas

[pro_ad_display_adzone id=”5330″]

La afición por la bicicleta y el ejercicio físico, por la naturaleza y el aire puro, por las agujetas y el sudor, por el barro y las raíces, son sinónimos comunes a una misma definición: ciclista. Toda persona que disfrute rodando sobre una bicicleta es un ciclista de corazón, sea cual sea su edad, sexo, estado físico, bicicleta o equipamiento con el que rueda. Sin embargo, está demostrado que existen ciertos momentos vividos por los ciclistas que nos convierten, además de ciclistas, en verdaderos apasionados de este deporte.

A continuación, vamos a repasar cincuenta insólitos momentos, costumbres y pensamientos que la mayoría de ciclistas tienen en su cabeza o les toca vivir en algún momento dado. Una lista de situaciones cotidianas en la que todos y cada uno de nosotros nos hemos visto (o nos veremos) identificados alguna vez o en algún punto, demostrando con ello que somos verdaderos y apasionados amantes del ciclismo:

  • 1. Cuando estamos incómodos si no entrenamos como mínimo 4 días a la semana.
  • 2. Cuando el cuentakilómetros de la bicicleta marca más kilómetros al año que el de nuestro coche.
  • 3. Cuando tenemos más bidones en casa que vasos para beber.
  • 4. Cuando al despertar por la mañana el primer pensamiento es: ¿Cuál es mi pulso en reposo?
  • 5. Cuando nuestras piernas en verano están mejor depiladas que las de nuestra pareja.
  • 6. Cuando nuestra pareja no se preocupa por nosotros aunque nos retrasemos horas y horas en una salida.
  • 7. Cuando necesitamos una foto para un Currículum y solo tenemos fotos con la bicicleta.
  • 8. Cuando utilizamos maillots de Finishers de carreras populares para limpiar la bicicleta.
  • 9. Cuando ya nadie nos critica si salimos a rodar un 25 de Diciembre.
  • 10. Cuando vamos en coche, vemos un pelotón ciclista y nos sale una sonrisa de batalla.
  • 11. Cuando escuchamos la bocina de un coche y nos ponemos en guardia.
  • 12. Cuando las marcas del sol delatan permanentemente en nuestro cuerpo el uso del maillot y el culotte.
  • 13. Cuando nos sabemos las distancias a todas partes con una precisión de 100 metros.
  • 14. Cuando nuestro médico se asusta porque nuestras pulsaciones están a 40.
  • 15. Cuando al levantarnos nos duele todo y entonces pensamos que el entrenamiento de ayer fue realmente bien.
  • 16. Cuando comemos más pasta que una familia italiana.
  • 17. Cuando nuestro plan de entrenamiento es más importante que nuestra cuenta de Facebook y similares.
  • 18. Cuando ya no miramos el tiempo que hace fuera, sino el tiempo que tenemos disponible.
  • 19. Cuando tenemos más contrastes de moreno en el cuerpo que un café trifásico.
  • 20. Cuando nuestra familia y amigos dejan de decirnos que estamos muy delgados o que salimos mucho con la bici.
  • 21. Cuando hacemos un viaje de 150 kilómetros para una competición de 3 horas.
  • 22. Cuando sabemos más de rodillas que un médico.
  • 23. Cuando podemos beber 4 litros de agua en menos de una hora.
  • 24. Cuando ya no rodamos para adelgazar, sino que adelgazamos para rodar.
  • 25. Cuando nos levantamos más temprano los fines de semana que los días de trabajo.
  • 26. Cuando los viernes nos acostamos más temprano que el resto de días de la semana.
  • 27. Cuando nos levantamos y acostamos con mil molestias en el cuerpo y nos sentimos felices por ello.
  • 28. Cuando ya no vemos carreteras ni caminos, sino rutas para la bicicleta.
  • 29. Cuando nos compramos un coche grande para que quepa nuestra bici, la bici del compañero y todo el equipo de ambos.
  • 30. Cuando el destino de las vacaciones coincide justo con esa competición que queremos hacer.
  • 31. Cuando nos apuntamos a las competiciones con semanas y meses de antelación.
  • 32. Cuando estamos trabajando y pensando en el entrenamiento siguiente.
  • 33. Cuando siempre estamos mirando material en Internet aunque no tengamos dinero para comprar.
  • 34. Cuando en un cajón del armario guardamos prendas inusuales para el resto de personas, tales como bandas pectorales y pulsómetros, y en cierta cantidad.
  • 35. Cuando competimos en lugares que nunca habríamos imaginado visitar alguna vez.
  • 36. Cuando una raya en la bicicleta nos molesta más que una raya en el coche.
  • 37. Cuando comentamos que hemos salido una hora a soltar las piernas y la gente nos mira con caras raras.
  • 38. Cuando subimos un puerto con el coche y calculamos mentalmente el desarrollo y el desnivel.
  • 39. Cuando el día que no entrenamos nos sentimos como si la temporada y la forma física se acabasen para siempre.
  • 40. Cuando todos los regalos que nos hacen siempre están relacionados con la bicicleta.
  • 41. Cuando nos dicen que estamos más delgados al menos dos veces al mes.
  • 42. Cuando en el testamento rogamos que nuestra pareja no venda las bicicletas por el precio que le hemos dicho que costaron.
  • 43. Cuando acabamos una carrera en buena posición y sin embargo pensamos que debemos entrenar más.
  • 44. Cuando nuestra pareja nos dice que salgamos a entrenar porque estamos insoportables y nos alegra el día de golpe.
  • 45. Cuando vemos nuestro primer amanecer en compañía de nuestra bicicleta.
  • 46. Cuando entrenamos el doble para recuperar el tiempo perdido porque el día anterior no pudimos entrenar por algún compromiso.
  • 47. Cuando no podemos dormir a pesar del cansancio y en lugar de contar ovejitas repasamos todas las rutas que haremos en los días siguientes.
  • 48. Cuando vamos al gimnasio y entrenamos el tren inferior dejando el resto de máquinas a los ‘cachas’ del lugar.
  • 49. Cuando vemos un coche cargado de bicicletas y repasamos uno por uno todos los modelos que transporta.
  • 50. Cuando la lluvia, el frío, el viento y la nieve se ponen contra nosotros y desempolvamos el rodillo con verdadera alegría.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.