10 olas que todo surfista deberia conocer en su vida
enero 17, 2017
¿Qué necesitas para iniciarte en el ciclismo?
enero 18, 2017

Como se hace una tabla de surf 1ra. parte

Para poder empezar hacer surf o conocer como se hace una tabla, primero tenemos que conocer algo de la historia de este deporte, de donde vino y como se hacían antiguamente.

El deporte proviene del Hawaii, aunque existen otras teorías, pero en el único sitio del mundo donde se encontraron tablas fue en el Hawaii, no en ningún otro lado. Seguramente se corrían olas de alguna otra forma y con otros artefactos ( Perú, caballitos de totora, Rapa Nui, tablas de pecho hechas de paja, costas en África sobre cortezas de árboles ), pero en el único sitio fue en Hawaii, sobre tablas de madera y se realizaban competencias, existen historias y relatos fascinantes (en cánticos, pues los hawaianos no tenían escritura). Estas pasaban de boca en boca hasta le llegada del Capitán Cook, quien tenía a bordo dibujantes y escritores (Joseph Banks), los cuales describen el deporte y dibujaban las imágenes de estos grandes hombres y mujeres corriendo olas en Paumalu ( Sunset Beach).

Según cuenta la historia, Hawaii fue descubierto por un pescador, navegante y aventurero de las Islas Marquesas llamado Hawai’iLoa quien encontró las islas en el año 300 dc y fue poblada por sus hijos y familia. Después de varios viajes de regreso a las Marquesas, llevó a gente al Hawaii, nombró las Islas con los nombres de sus hijas e hijos.

Los polinesios eran grandes navegantes, aunque muchos occidentales no lo consideren así, tenían grandes canoas llamadas Hokulea`s que se impulsaban a remos y con velas. Usaban los vientos, corrientes, constelaciones de estrellas, el Sol, la Luna, el vuelo de las aves, para ubicarse y llegar a sus destinos según la historia moderna los polinesios en esta embarcaciones poblaron todas las islas del Pacífico, resultando ser más aventureros que los mismos Vikingos.

Una de las tradiciones hawaianas era el hacer tablas para surcar olas, las Olos, Alaias y Paipos. El que deseaba una tabla, buscaba un árbol, un Koa, o

Williwilli, una vez encontrado el árbol lo cortaban, plantaban un pescado rojo en agradecimiento al dios Lono (dios de los hawaianos de todo lo bueno) y lo transportaban para hacer los planks con uno de los artesanos que hacían o sheipeaban las tablas.

Usaban herramientas como azadones, piedras pómez de diferentes grados, gruesas, finas, etc. Le daban forma poco a poco. Una vez terminado el diseño, las pintaban con las resinas de las nueces Kukui y las sellaban con resinas de raíces de palmeras. Una vez terminada las colocaban dentro de una Tapa (funda) y las guardaban en un sitio de la casa esperando por la temporada de olas.

Esta Kapu, se perdió durante casi dos siglos, justamente cuando llegaron los misioneros cristianos al Hawaii, aparte de traer enfermedades, les quitaron lo que más querían, correr olas era pecaminoso y signo de vagancia y flojera de no hacer otras cosas. La madera de las tablas se convirtieron en carpetas y así la tabla desapareció. Pero, hubo algunos “rebeldes” que siguieron sus tradiciones y el deporte resurgió y en 1910 más o menos, el Duke Kahanamoku, formó un club de tabla, el Hu’i Nalu y el resto es historia.

Esa especie de tradición hawaiana de como manufacturar tablas, no se ha perdido, ni se ve en ningún otro lugar del mundo ni civilizacion, si los shapers actuales ahora usan computadores para, tienen que buscar los blancks apropiados, ya no colocas un pez, sino pagas por este. Luego viene el diseño, el pintado, el forrado, la lijada final y luego el guardarlas. El cliente que la compra generalmente la coloca en una funda y la guarda en su dormitorio y en algún lugar de la casa.

Las tablas tanto para un hawaiano como para el grom de la esquina es un objeto de mucho valor sentimental y personal. Les dio a los hawaianos antiguos grandes momentos de diversión al igual que ahora.

Moxie

Fotos e Imágenes Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.