Tip Fast Cornering – Coach Daniel Roura #Moxie
Junio 30, 2016
Bicicross (Skate Park), Malecón de la Marina
Julio 2, 2016

Cuerpos No Atléticos con Sueños de Atleta

Gracias a un increíble artículo que compartió hace poco Jackie Pérez en su Facebook (les dejo la referencia por si quieren conocer los detalles), recibí una súper bofetada que me hizo entrar en conciencia de muchas cosas sobre mi entrenamiento. Se trata de una mujer que después de perder mucho peso, se atreve a mostrarnos su cuerpo a todos sin vergüenza alguna, a pesar de estar muy lejos del estereotipo de “cuerpo atlético” que conocemos; pero aquí lo importante no es cómo se ve su cuerpo, sino todo lo que ha conseguido que su cuerpo haga gracias al CrossFit.

Y bueno, aunque existen muchas personas que tuvieron la oportunidad de conocer algún deporte o tipo de entrenamiento desde pequeños, otros que lograron ser atletas destacados en alguna etapa de su vida, etc… También existimos aquellos que emigramos de una vida sedentaria alejada del deporte a una nueva vida de salud y fitness. No es fácil cambiar hábitos, tampoco es fácil darle ordenes a tu cuerpo que no consigue ejecutar, no es fácil ver que otros cuentan con una flexibilidad o resistencia avanzada mientras tú no alcanzas a tocarte los dedos de los pies y te falta el aire cuando sólo llevas 200mts trotando; pero lo más difícil de todo es lidiar con la frustración y desarrollar la paciencia.

La frustración

La frustración mata ilusiones y quebranta esperanzas, te hace dudar de tus capacidades, te cansa, desespera y en ocasiones te lleva al punto de tomar decisiones de abandono total a tus metas.

Aunque seas una persona que se preocupa por hacer las cosas bien, y tienes muy grabado el “no me voy a rendir”; en el fondo sabes que existe la posibilidad de que aún que pongas todo tu empeño en algo, falles. Y probablemente no sólo falles uno, dos o tres intentos, podemos estar hablando de casos en los que llevas años intentando hacer un Muscle Up sin conseguirlo… Algunos pensarán que exagero hablando de años… Pero los que lo han sufrido, han sudado, han visto todos los tutoriales existentes, han practicado todas las progresiones posibles y aunque lo siguen intentando no lo han conseguido; ellos saben a lo que me refiero.

Independientemente de cómo sea tu cuerpo, el rival más difícil está en tu cabeza. Vas a tener que convencerte a ti mismo de no rendirte aunque todo el panorama sea gris. Vas a tener que ver tu programación con poco sentimentalismo cuando se trate de practicar skills que no dominas y decirte: “hoy puede ser el día en que consiga ese gimnástico”. Y si resulta que ese día no fue el glorioso, vas a tener que decirte: “con cada intento estoy un poco más cerca”. Ten cuidado con lo que te dices a ti mismo, la mente es muy poderosa y podrías estarte boicoteando.

La Paciencia

Ser paciente es un arte. Tienes que estar consciente del tamaño de tu objetivo para determinar cuales son los escalones que vas a tener que ir subiendo y cuánto tiempo podría llevarte. “Roma no se hizo en un día” y tampoco el Handstand Walk.

Y es que a veces no depende totalmente de un esfuerzo en particular. Puedes ser muy disciplinado y perseverante, pero algunas cosas en la vida no sólo se consiguen intentando una y otra vez; a veces hay que detenerse a tirar a la basura una estrategia y volver a empezar de cero con una nueva, y en otras ocasiones una meta no se alcanza yendo en línea directa sobre ella, sino trabajando de manera panorámica sobre muchos objetivos a la vez, porque probablemente tu objetivo requiera del desarrollo de varias habilidades (fuerza, flexibilidad, resistencia, etc.).

Si no quieres caer en la desesperación, haz un plan y aférrate a él. Si al evaluar tu plan te das cuenta que no está funcionando, no tengas miedo de cambiarlo.

Objetividad

Aquí viene el punto crítico de este artículo…¿Cómo te evalúas a ti mismo?

Si mides tus alcances comparándote con los demás, jamás podrás ser justo contigo mismo. Te puedes convertir en alguien lleno de ego por sentirse superior a los demás o en alguien acomplejado por sentirse menos.

Mídete siempre contigo mismo juzgándote con objetividad. No seas muy duro contigo mismo tratando de ser perfecto, pero entiende cuales son las debilidades de tu cuerpo para poder trabajar sobre ellas. Aplaude los logros que consigas por más pequeños que sean, no importa el tamaño. Lleva un registro de tus PRs para que puedas evaluarte en el tiempo, contra quién eras antes y quién eres ahora.

Y por favor, jamás demerites una rep más o un segundo menos en el reloj, date la oportunidad de entender que los avances, por más pequeños que sean, son un escalón más en tu camino. Sé agradecido con tu cuerpo y valórate por lo que has conseguido hacer con el. Trabajar todos los días en ser mejor, sólo da como resultado eso mismo.

Siente mucho orgullo de la persona que eres hoy, no olvides lo que te costó llegar a serla.

Fuente: http://imperfectlife.net/ilovemyuglybody/

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.