Esto es Logging con Alex Knost
Julio 8, 2016
Los Beneficios del Surf
Julio 12, 2016

Esto te puede estar indicando que no usas el sillín adecuado

Queremos evitar molestias, asegurarnos de que las horas sobre la bici no van a empezar a ser un problema porque las molestias en nuestras posaderas no paren de ir en aumento Todo empieza por seleccionar un sillín adecuado a nuestra anatomía.

Tendremos que elegir un sillín que nos proporcione un buen apoyo en la zona de los isquiones, es decir, los huesecillos de la pelvis sobre los que nos apoyamos. Cuando no ponemos la mayor parte del peso sobre esta zona, suelen aparecer molestias sobre todo en la zona del perineo. Este apoyo correcto de los isquiones se debe conseguir con una posición estándar sobre el sillín, que se consigue cuando coincide, aproximadamente, el final de la espalda con el final del sillín.

1.Así pues cuando estamos pedaleando normalmente siempre debe verse un poco de la parte trasera del sillín. Si se ven más de 2-3 cm de sillín seguramente estemos usando un sillín demasiado ancho.

2.Por el contrario, si el trasero tapa completamente el sillín es muy probable que estemos usando un sillín demasiado estrecho, y la única forma de conseguir un correcto apoyo de los isquiones es echar el culo muy hacia atrás. Esta circunstancia empeora bastante la biomecánica del pedaleo, y puede crear molestias, como  un exceso de rozamiento de los muslos por sentarse demasiado atrás.

3.Además de todo esto, una cosa tan simple como un exceso de altura de sillín también puede crear estas molestias debido a que se produce un exceso de presión.

4.Otro ajuste fundamental es el ángulo del sillín, que debe estar horizontal o hasta 3 grados inclinado hacia delante, para equilibrar la carga de nuestro peso entre nuestros brazos y nuestro trasero.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.