Padres y madres: 8 trucos para no dejar la bici

1024x100
Un tópico muy escuchado es que ser padre/madre te cambia la vida, ¿no? Esto se cumple perfectamente si pensamos en la influencia de tener hijos sobre nuestra actividad ciclista: las horas para salir a disfrutar de la bici normalmente se van a ver limitadas. Veamos unas cuantas ideas para compatibilizar nuestra labor como padres y nuestra afición por las ruedas gordas.

1> Asumirlo. El primer paso que debemos dar es asumir que nuestro nivel de forma va a disminuir por mucha rabia que nos dé. Debemos pensar que a lo largo de nuestra vida habrá épocas de estar muy en forma y otras en las que estaremos en peor forma. Ahora viene una época de estar en peor forma. Se asume y punto.

2> Comparte tus planes y objetivos. Con una buena organización es posible seguir montando en bici. Para ello, es fundamental compartir con tu pareja y el resto de familiares cuáles son tus planes y que suponen. Puede ser participar en un maratón o vuelta por etapas. En estos casos, se debe compartir que va a suponer hacer esa prueba en relación con los entrenamientos previos que estemos planeando hacer.

3> Desplazamientos en bici. Aunque no lo hayas pensado, quizá sea posible ir al trabajo en bici en vez de en coche o transporte público sin que te suponga mucho más tiempo. Esto te ayudaría a hacer más horas de bici a la semana y así compensar que haces menos salidas.

4> El peso a raya. Como sabemos, para subir cuestas rápido en bici necesitamos dos cosas: mover vatios y pesar poco. Si asumimos que a partir de ahora vamos a mover menos vatios (peor forma), es buena idea por lo menos no coger peso extra que nos haga ir más despacio todavía.

5> A quien madruga… Un recurso muy utilizado por padres y madres es el del madrugón. Aunque cueste un poco al principio, seguro que una vez acabada la ruta te habrá merecido mucho la pena. Y además, te ganas el derecho a desayunar dos veces si la ruta no es muy larga. En estos casos, recomendamos un desayuno muy ligero para no tener problemas de estómago y comer algo en ruta para compensar que hemos desayunado poco. Un desayuno ligero puede ser una fruta y un café, una tostada mediana o unos cereales.

6> Aprovechar los traslados familiares. Un clásico que seguro que muchos ya hacéis es aprovechar un desplazamiento de fin de semana para hacer una parte del mismo en bici. Si nuestra pareja conduce, una buena idea en estos casos es llevar la ropa de la bici puesta y que nos dejen a unos kilómetros del destino final para hacer ese tramo en bici.

7> Puedes hacerte corredor. Si las salidas en bici se recortan mucho, una forma muy efectiva de no perder condición aeróbica es salir a correr, que normalmente es más sencillo de hacer. La única premisa es ser muy progresivo con la intensidad y la duración de las carreras.

8> Más intensidad. Si la duración de nuestras rutas se acorta, una buena idea para sacarle más partido a las mismas es hacerlas a más intensidad. De esta forma, una ruta corta pero intensa nos puede poner en forma igual que una más larga pero más lenta.

Texto: Yago Alcalde. Ciclismo y Rendimiento

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.