Pronóstico de olas del 25 de Septiembre al 2 de Octubre, 2017
septiembre 26, 2017
Pronóstico de olas del 2 al 9 de Octubre, 2017
octubre 3, 2017
Show all

Una Historia sobre Chicama

Corrían los años 60, el surfing ya se había establecido en el Perú como uno de los deportes que llegarían a ser de los más populares, se llegaron descubierto ya cientos de rompientes, la mayoría en Lima y al Sur de la ciudad y se escribió sobre ellas.

Dentro de la grande y vasta costa peruana que tiene más de tres mil kilómetros de longitud el deporte de la tabla solo se centraba en Lima y alrededores, por el Sur hasta Cerro Azul, quedaban cientos de rompientes por descubrirse y olas de las que nunca se había escuchado. Los pescadores y hombres de mar muchas veces contaban de lugares de olas interminables y bellas. Olas en puntos escondidos que los surfers de ese entonces no conocían, en verdad no se exploraba mucho.

Por el Norte ya se conocían olas para surfear hasta Pacasmayo, pero existía un point que nadie había explorado ni llegado a el para hacer surfing.

A principios de los 60 en USA y bajo la gestión del presidente John F. Kennedy, se formó el Peace Corp, una entidad que recogía a jóvenes voluntarios, que no deseban ir a Viet Nam este programa se creó como ayuda internacional para diferentes áreas de trabajo, especialmente dedicado a países en vía de desarrollo. Desde 1961, vinieron al Perú.

Un grupo de estos voluntarios fueron enviados a las haciendas en la inmediaciones de Puerto Mal Abrigo, allí existen varias con campesinos a quienes entregaban su ayuda y conocimiento agrícola.

Un grupo de estos estudiantes llegaron a Puerto Mal Abrigo que era el puerto de la hacienda Casa Grande, y obviamente vieron las magníficas olas que entraban al point de lo que hoy es Chicama. Mandaron a traer tablas de California, corrían las olas y guardaban

sus tablas en casa habilitadas por el personal encargado del puerto. Guardaron el secreto de estas magníficas olas.

Cuentan también otros, que una comitiva de los antiguos socios del Club Makaha de Miraflores, hicieron una excursión al Norte y dentro de su espíritu de exploración llegaron a Chicama, allí encontraron las tablas de los voluntarios del Peace Corps y las olas que escucharon hablar por pescadores. Al regreso a Lima, tampoco contaron nada porque pensaron que ya se conocía el lugar.

La historia oficial es otra, uno de los invitados a los eventos Internacionales realizados por el Waikiki, Chuck Shipman del Hawaii, en su viaje de regreso avistó desde la ventanilla del avión el point de Chicama, preguntó al piloto las coordenadas y a su llegada a USA, llamó a los Hnos Barreda para contarles lo que vió desde el aire y les dio los datos. Los Barreda con unos amigos hicieron la travesía a Chicama y “descubrieron” el lugar. Mantuvieron el secreto por un tiempo, pero la voz se pasó a otros surfers.

En 1968, un grupo de tablistas llegó a Chicama, uno de ellos fotógrafo de surf, y realizó las primeras fotos del lugar en las que aparecen fotos del point, Wayo Gubbbins, Carlos Barrera e Ivo Hanza, corriendo las olas de este magnífico lugar. Las fotos fueron enviadas a Surfer y fueron publicadas en 1969 en el volumen 9 número 6 de la publicación de ese año.

Durante un tiempo el fotógrafo fue criticado por revelar el lugar a la revista internacional, pero Chicama tarde o temprano se iba a revelar a la comunidad surfer. Desde Enero de 1969, gracias a ese artículo, Chicama fue conocida internacionalmente. Hoy, se registra como la ola más larga del mundo, se ha hecho consta en el Record Guinnes también como la ola con mayor cantidad de maniobras realizadas.

También goza Chicama de tener tablistas jóvenes que concursan en eventos nacionales logrando muy buenos lugares, se ha creado una extensa infraestructura hotelera para albergar a todos los surfistas que visitan el point constantemente y negocios anexados al deporte que dan trabajo a muchos de los locales.

Antiguamente, los tablistas se albergaban en la casa del popular Hombre, en el hotel del Ogro y en la Capitanía del Puerto si es que tenían conexiones con la Marina de Guerra o acampar en la extensa playa.

Chicama es un sueño de olas hecho realidad.

Nota: Si desean adquirir el número de Surfer mencionado, lo pueden conseguir en: http://www.ebay.com/itm/Surfer-Magazine-January-1969-Vol-9-No-6-Wayne-Lynch-Greenough-Short-Board-/272826115170#viTabs_0

Moxie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X